CHF Honduras
Noticias Generales

Venciendo la Malaria con la participación de las comunidades

  • En 2016 se distribuyeron e instalaron 81,511 mosquiteros a nivel nacional
  • En la Mosquitia se instalaron más de 42 mil mosquiteros que están salvando la vida a más de 92 mil pobladores indígenas.
  • Se realizó el Rociado Residual Intradomiciliar de insecticida en más de 95 mil viviendas en regiones prioritarias.

La Mosquitia, Honduras.- Niños misquitos juegan y sonríen bajo un mosquitero en su casa en Ahuas, La Mosquitia, Departamento de Gracias a Dios, en Honduras. Gracias a los mosquiteros hay ahora menos casos de malaria.

Mujer indígena misquita ahora protegida con un mosquitero para prevenir la picadura de mosquito transmisor de la malaria.

Con la ayuda financiera del Fondo Mundial de lucha contra el Sida, la Tuberculosis y Malaria y el apoyo de Global Communities, más de 42 mil mosquiteros impregnados de insecticida de larga duración para prevenir la malaria están salvando vidas a más de 92 mil pobladores indígenas en La Mosquitia hondureña.

Además de la distribución de mosquiteros en toda la región, se apoya la capacitación de organizaciones comunitarias y trabajadores de la salud para educar y orientar en la prevención de la enfermedad, así como para proporcionar pruebas y tratamiento en

Mosquitero instalado impregnado de insecticida de larga duración para prevenir la malaria

sus comunidades.

Las autoridades sanitarias también organizan la fumigación frecuente de viviendas con insecticida para prevenir la transmisión de la enfermedad.

En seis municipios de la Mosquitia, mujeres indígenas misquitas trabajan junto a Global Communities y las autoridades de Salud Pública en la distribución e instalación de los mosquiteros para control del vector y en actividades de educación en salud.

Grupo de mujeres misquitas de la organización MIMAT

Se trata de la organización MAIRIN INDIAN MISKITU ASLA TAKANKA (MIMAT), que es un conglomerado de mujeres organizadas, con una membrecía de 1,500 socias.

La organización surge en respuesta a la necesidad que existe de hacerle frente a las condiciones de relegación de las mujeres en los procesos de desarrollo social y económico, lo cual es particularmente intenso en el contexto de La Mosquitia.

En la actualidad, los pobladores se sienten identificados con la iniciativa y participan en el control de la malaria porque sus mismos habitantes los educan en salud en su mismo idioma y su misma cultura.

Mujeres de la organización comunitaria orientando y educando a la población misquita en su propio idioma y cultura.

Global Communities ha articulado una fuerza de trabajo con el nivel institucional y la organización comunitaria, proporcionando a ambos las capacidades técnicas para que puedan desarrollar las intervenciones con la calidad requerida para lograr el impacto, que es eliminar la malaria en la zona.

A nivel nacional, a través del Programa de Malaria que implementa Global Communities en conjunto con la Secretaría de Salud y las organizaciones comunitarias, en 2016 se distribuyeron e instalaron 81,511 mosquiteros en las regiones de Gracias a Dios, Atlántida, Colón, Islas de la Bahía, Olancho y Yoro, que son las zonas prioritarias de intervención

Viviendas expuestas a la malaria por la presencia de agua favorable para el criadero del mosquito.

Adicionalmente se realizó el Rociado Residual Intradomiciliar de insecticida en más de 95 mil viviendas en 2016 en las regiones de Olancho, Colón, Atlántida, Gracias a Dios, Yoro, Islas de la Bahía, Choluteca, El Paraíso y Valle.

Déjanos tus comentarios